tiene muchas gans de tabo

La cuarentona tiene ganas de rabo y siempre que tiene la oportunidad saca del armario su consoladora que tiene para las grandes ocasiones. Con el juega, se lo mete muy profundo y cuando nota que tiene el coño bien lleno se corre como en otras tantas ocasiones. No piensa cambiar de habitos hasta que conozca un hombre que la folle todos los días.